Buscar en fisioEducación

  • En estos días estamos acudiendo en la Universidad Rey Juan Carlos a dos cursos sobre las metodologías que se han implantado en los grados sanitarios, fruto de la entrada en vigor de los mismos, dentro del marco de adaptación al proceso de Bolonia de la universidad española. Viene bien integrarse en estos foros donde, aparte de aprender, nos ponemos en contacto con otros profesionales y compartimos experiencias e inquietudes.

    Los cursos a los que nos referimos abordan enseñanza, aprendizaje y evaluación en los nuevos grados sanitarios. Se dirigen a profesores con limitada experiencia docente y, como en nuestro caso, facilita el acceso a estas nuevas perspectivas a los que ejercemos la labor formadora más en la distancia, como profesores asociados en los distintos centros donde los alumnos desarrollan sus prácticas preprofesionales. Desde bien atrás, como se puede ver en la bitácora, nos hemos preocupado por la faceta docente del sanitario. Hemos promovido en las estancias clínicas de nuestros alumnos, junto con la profesora Gema Gallardo Sánchez, metodologías que se contemplan en las propuestas de Bolonia (aprendizaje autónomo, trabajo en grupo, aprendizaje basado en problemas, exposición en público, uso de las TIC, etc.). Por ello,  la convocatoria de estos cursos nos congratula, especialmente por facilitar y promover la implicación de los docentes, más en nuestra calidad de profesor a tiempo parcial. Sin duda, la apuesta de la universidad por esta formación  merece elogio.

  • Desde que comenzaron los estudios de Fisioterapia en España, no como especialización de enfermería, sino como diplomatura a finales de la década de los 80, y actualmente con la titulación de grado, es de las carreras cuyo cupo siempre se llena. El número de universidades españolas que ofertan los estudios de Grado en Fisioterapia es de, como mínimo, 47. Si nos tomamos la molestia (mejor con una hoja excel que hacerlo a mano) de sumar las plazas que ofertan, llegan a 3500 anuales, y eso sin tener en cuenta las 4 universidades que no facilitan esos datos para el estudio.

    Fuente: http://www.forges.com

    Sabiendo esto, analizamos ahora estas dos noticias de reciente aparición en prensa:

  • El pasado 8 de junio se celebró la II Jornada Nacional de Fisioterapia del Hospital Universitario de Móstoles. La anterior fue en 2011 y los miembros de Fisioeducación tenemos un grato recuerdo de entonces, cuando Gema Gallardo Sánchez presentó una ponencia sobre la validez de las pruebas diagnósticas de hombro. Eran otros tiempos, cuando éramos mucho menos activos en las redes sociales. Quien nos conoce sabe que somos defensores de las redes para comunicarnos de forma dinámica sobre aspectos relacionados con nuestra profesión. En esta ocasión, fuimos atentos espectadores de nuestros compañeros y de nuestra actualidad. Por supuesto, encantados de reencontrarnos con amigos, colegas y compartir además un café y unas risas. Alejados de la organización pero conocedores de los pormenores que supone idear, proponer y gestionar un evento de estas características, no podemos sino estar agradecidos por el esfuerzo de todos los colegas de Móstoles. 

  • Desde el comienzo de nuestra etapa como profesores asociados de Fisioterapia nos hemos interesado en incorporar nuevas herramientas, conceptos y actividades en la asignatura de Prácticum del Grado de Fisioterapia. Como docentes, en compañía de la profesora Gema Gallardo Sánchez, hemos creído que, en consonancia con su desarrollo, la tecnologías de la información y la comunicación (TIC) habían de tener cabida en nuestra labor. Así, hemos tratado de normalizar el uso de la información contenida en la red para el desarrollo de la educación clínica, posibilitando su integración en la práctica y asumiendo así la fundamentación de la misma, es decir, la práctica informada en pruebas o evidencias. De esta manera también se ha hecho posible el desarrollo formal de estrategias de enseñanza que ya utilizábamos de forma intuitiva, como el aprendizaje basado en problemas (ABP). Para todo esto se ha necesitado la formación previa o durante el prácticum en habilidades de búsqueda en las bases de datos habituales para el profesional sanitario, en especial Pubmed, PEDro o Tripdatabase, junto con otros instrumentos como el buscador Google Académico.

    Todo lo anterior no sería posible sin la presencia en las Unidades de Fisioterapia en las que se imparta la asignatura de Prácticum de equipos informáticos y de acceso a Internet. Lamentablemente esta situación no se da en todas, y en las que sí ocurre pueden surgir otros obstáculos como la falta de formación en el uso de las herramientas, cultura "científica", interés y/o de tiempo de los tutores y profesores. En todo caso la disponibilidad de esos medios parece imprescindible para cumplir con la obligación de toma de decisiones fundamentadas sobre procedimientos terapéuticos y diagnósticos o de prevención y pronóstico.

  • Hemos hablado de la implementación de herramientas de aprendizaje y del uso de las redes sociales en el Prácticum de Fisioterapia en una entrada anterior (1). Aunque teníamos experiencias previas con el uso de Twitter carecían de la consideración de un uso formal. Tomando como base el trabajo de Arroyo Sagasta (2) hemos instaurado su utilización a lo largo de todo un periodo concreto de estancias clínicas de los estudiantes de cuarto de Fisioterapia en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Como dijimos ya, el nombre de la cuenta es Prácticum 2.

    Antes de describir la experiencia creemos necesario hacer constar algunas premisas. En primer lugar el uso de los alumnos, tanto para consulta como para participación activa mediante tuits y retuits, tiene carácter voluntario. Ello no quiere decir que no sea evaluable. Como cualquier elemento de valoración de la actitud del estudiante sus aportaciones, inquietudes o iniciativas, mostradas de esta u otra forma, son consideradas explícita o implícitamente por el evaluador. Sin embargo, como experiencia piloto, ha habido una intención de no supeditar la evaluación del alumnado a la participación en la misma. Se ha considerado la carga de trabajo global, con otras tareas que se incluyen en el desarrollo del prácticum, y se ha optado por hacer un uso comedido y contextualizado, publicando un número de tuits/retuitsdiario no superior, en general, a tres. También, en esta línea, sólo se difundió contenido en días lectivos. Finalmente, hemos optado por no usar etiquetas o hashtag, pidiendo en su lugar a los alumnos que incluyeran en sus publicaciones el usuario @practicasfisio para facilitar su seguimiento por los dos profesores, ambos administradores de la cuenta.

    La cuenta inició su andadura el 9 de enero de 2014, antes del periodo de prácticas, que comenzó el 20 de enero, y se prolongó durante las seis semanas del prácticum, hasta el 28 de febrero. De los 92 tuits publicados 78 lo han sido directamente por los profesores. El resto lo constituyen retuits de tuits publicados por alumnos, que incluyen el nombre de usuario de la cuenta, y retuitsde tuits de otros usuarios de Twitter, alguno destinado explícitamente a la cuenta Prácticum 2. El criterio para hacer retuits ha sido la consideración del interés que pudieran tener para los estudiantes. Los usos encajan en general con los sugeridos por Arroyo Sagasta (2), a excepción de la "Twittoría": información académica, enriquecimiento de la experiencia educativa y ampliación de contenidos. Con una visión más detallada describiremos los distintos tipos de tuits publicados. 

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.