Buscar en fisioEducación

  • La Fundación Grünenthal es una entidad privada y sin ánimo de lucro fundada en 2000 que se dedica a la formación, divulgación de conocimientos científicos y apoyo a la investigación. En colaboración con la Fundación Josep Laportey la Universidad Autónoma de Barcelona(UAB), y dentro del marco de la Universidad de los Pacientes, han puesto en marcha el Aula Fundación Grünenthal de Dolor. Según leemos en su página "se trata de una iniciativa que nace con el objetivo de facilitar a los pacientes, familiares y cuidadores el acceso a la información  que les ayude a mejorar el manejo del dolor crónico y a participar en el proceso de toma de decisiones respecto a su salud. Es un espacio común con contenidos online y una actividad presencial, en el que se desarrollan actividades de información, formación, investigación y asesoramiento sobre aquellos aspectos que preocupan a las personas afectadas por esta condición".

  • El concepto de medicina o práctica, extensible a cualquier disciplina sanitaria, basada en evidencias da la impresión que se ha ido pervirtiendo en el imaginario colectivo de los profesionales. No de todos, claro, pero sí parece cuando uno escarba un poco en las conversaciones y comentarios de redes sociales, blogs, etc. que todo aquello que no haya sido probado escrupulosamente no sirviera. Sería más correcto, además, no utilizar la traducción facilona de la palabra inglesa evidence, y emplear la palabra prueba, porque es evidente que lo evidente no requiere demostración ni ciencia.
    Así pues, conviene recordar el sentido original de lo que se pretende al basar las intervenciones diagnósticas y terapéuticas en las pruebas provenientes de la investigación, además de en la experiencia y las preferencias del paciente. Hoy aportamos un presentación que pretende añadir algún contenido que nos ayude en ese recuerdo. Además, hablamos de la aplicación en la docencia en el entorno universitario, especialmente en la fisioterapia. No es una presentación reciente, data de hace algunos años. Pero la creemos vigente. Cualquier sugerencia, matización o réplica será bienvenida.
     
  • Cuando el fisioterapeuta investiga tiene por objeto estudiar las relaciones entre las variables y concluir que los cambios observados en la variable dependiente (VD) son debidos exclusivamente a los cambios introducidos en las variable independiente(VI), por ejemplo una técnica de tratamiento fisioterapéutico. Sabemos que además de nuestras técnicas de tratamiento influyen otras variables en los resultados obtenidos. Estas variables pueden proceder del sujeto, del ambiente o del procedimiento del estudio. Para controlar estas variables que pueden provocar variabilidad en las medidas de la variable dependiente, se utiliza el CONTROL.

    Antes de repasar las técnicas de control, necesitamos entender el concepto de varianza. Cuando realizamos un experimento sometemos a los pacientes a varios niveles de la variable independiente (al menos dos, presencia y ausencia) y medimos la variable dependiente para ver el efecto del tratamiento. Por ejemplo, si queremos comprobar  si el ultrasonido disminuye el dolor en la tendinitis bicipital, un grupo de pacientes recibirá el tratamiento y el otro grupo de pacientes no lo recibirá, dos niveles de VI: ultrasonido SI/ ultrasonido NO. La variablidad observada en las medidas de la variable dependiente se llama varianza total, en este caso, si utilizásemos la Escala Visual Analógica (EVA) tendríamos distintos valores de 0 a 10. Esta varianza total es la suma de la varianza sistemática y la varianza error. La varianza sistemática es a su vez la suma de la varianza sistemática primaria y la varianza sistemática secundaria. La varianza sistemática primaria es la que busca el investigador, se la llama también varianza intergrupos, cuanto mayor sea esta varianza , mayor será la efectividad del tratamiento. La varianza sistemática secundaria es la debida a las variables, aparte de la indepediente, que pueden influir en la VD y que podemos CONTROLAR para que no contaminen los resultados del experimento. La varianza error o varianza intragrupo es la parte de la varianza total que es debida a la influencia de variables desconocidas o imprevistas.

  • En este nuevo artículo dedicado a la investigación vamos a hablar sobre la validez de la investigación. Nos deben quedar claros una serie de conceptos después de leerlo. Éstos son: qué significa la validez de un estudio, cuáles son los cuatro tipos de validez a tener en cuenta cuando planificamos una investigación en Fisioterapia y cuáles son las posibles amenazas a controlar y las técnicas para evitarlas.

    Cuando leemos los resultados de una investigación nos podemos preguntar: ¿puedo confiar en los resultados de la misma?, ¿son veraces sus resultados?. Ya sabemos que cuando investigo en Fisioterapia, lo que quiero es conocer las relaciones que existen entre las variables de estudio. Dependiendo del tipo de estudio y de lo rigurosos que seamos a la hora de planificar nuestra investigación, podremos conocer esta relación en mayor o menor grado. Este grado o nivel de confianza respecto a la veracidad o falsedad de una determinada investigación, es lo que se conoce como validez.

    En una investigación podemos hablar de cuatro tipos de validez: de conclusión estadística, interna, de constructo y externa.

    La validez de conclusión estadística es el grado de confianza que podemos tener, dado un nivel determinado de significación estadística, en la correcta inferencia de la hipótesis. La hipótesis nula representa la afirmación de que no hay asociación entre las dos variables estudiadas y la hipótesis alternativa afirma que hay algún grado de relación o asociación entre las mismas. Varias preguntas podemos hacer cuando hablamos de este tipo de validez: ¿covarían la variable causa y la variable efecto?, es decir ¿hay una relación entre las variables de estudio?, ¿esta relación se debe al azar? , ¿cuál es la magnitud de dicha covariación?. Podemos cometer error tipo I cuando se concluye que existe una relación entre las variables cuando en realidad no se da dicha relación o error tipo II cuando se concluye que no existe relación entre las variables cuando realmente sí la hay. También podemos infraestimar o sobreestimar el valor de la covariación. Una de las principales amenazas contra este tipo de validez consiste en no elegir adecuadamente la prueba estadística a aplicar. Podemos elegir una prueba estadística paramétrica o no paramétrica, dependiendo si los datos cumplen o no los supuestos del modelo paramétrico. Otra de las amenazas a tener en cuenta es que la potencia estadística sea baja, si no elegimos el nivel de significación estadística adecuado o el tamaño de la muestra es pequeño, podemos cometer un error tipo II. También la imprecisión de las medidas o la escasa fiabilidad en la aplicación de los tratamientos puede aumentar la varianza error y provocar conclusiones erróneas sobre la covariación o relación entre las variables a estudiar.

    La validez interna se centra en determinar las causas del cambio observado en la variable dependiente, en un contexto y periodo determinado. Cuando realizamos un estudio, nuestro objetivo es determinar si mi intervención es la causa del efecto. Por ejemplo, si estoy estudiando si la aplicación del vendaje neuromuscular reduce el edema del brazo en pacientes mastectomizadas, quiero demostrar que es el uso del vendaje la causa de la disminución del edema y no otras razones como el paso del tiempo, el movimiento natural del brazo o las indicaciones sobre higiene postural que recibe la paciente lo que producen la disminución del mismo. Para que un estudio tenga validez interna la variable causa deber ser primero que la variable efecto, es decir, debe haber una contigüidad temporal entre las variables. En algunos tipos de estudio como las investigaciones ex post facto o algunas investigaciones no experimentales es díficil saber qué variable ocurre primero y qué variable ocurre después. Este tipo de estudios representan una amenaza a este tipo de validez. Otra de las amenazas es la historia o los acontecimientos que ocurren durante el desarrollo del estudio, éstos  pueden afectar a la variable dependiente y confundir los resultados. Por ejemplo si queremos estudiar la eficacia de un programa de ejercicio terapéutico en pacientes jóvenes para prevenir dolores articulares y diseñamos el estudio seleccionando una muestra de 15 participantes de edades cercanas a los 13 años , los cuales deberan rellenar un cuestionario acerca de dolor articular, posteriormente durante 12 meses realizarán un programa de ejercicio terapéutico y pasado este tiempo vuelven a rellenar el cuestionario. Si la conclusión del estudio es que el programa es efectivo porque los participantes no han sufrido dolor articular, tendríamos que ser cautelosos con los resultados, ya que puede haber ocurrido en la vida de los niños multitud de acontecimientos ajenos a la investigación que hayan ayudado a que no aparezca dolor articular.  Para controlar esta amenaza podríamos utilizar grupos control o utilizar técnicas de aleatorización, constancia y eliminación, es decir mantener constantes las posibles variables extrañas o eliminarlas en todos los grupos.

    Otra de las amenazas parecida a la anterior es la maduración. Se trata de cambios inherentes al propio sujeto mientras dura el estudio. Por ejemplo si estudiamos los efectos de un programa de estimulación psicomotriz para mejorar el desarrollo psicomotor en un grupo de niños, no podríamos asegurar que los resultados obtenidos se deban al programa o a que los niños han crecido y han madurado a nivel neurológico.  Una forma de controlar esta amenaza sería reducir el tiempo del experimento y añadir un grupo control que no recibiera ningún tipo de tratamiento.

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.