Gestión

Lex artis ad hoc

Fuente: http://medymel.blogspot.com.es/2011/01/sobre-la-lex-artis-ad-hoc.htmlLos profesionales médicos y por extensión, todos los sanitarios, no nos regimos por lo que en otras profesiones o trabajo se podría denominar evaluación de producto. Es decir, para decidir si un trabajo es conforme o adecuado a lo estipulado, se valora el producto resultante final a la espera de que se ajuste a determinadas características anteriormente definidas, probablemente en un contrato previo. Impensable sería adquirir un electrodoméstico como una lavadora o un televisor y darnos cuenta en nuestra casa de que sólo podemos ver la mitad de los canales existentes o que faltan programas de lavado. En este caso, inmediatamente solicitaríamos la devolución del aparato dado que no se ajusta a los criterios que esperábamos de él (evaluación de producto). 

Esto no ocurre en los actos sanitarios, donde nunca se asegura el resultado final. En medicina, en fisioterapia y en todas las técnicas sanitarias no existe tal evaluación de producto. Bueno, no es que no exista, sino que no es el concepto definitorio por el que se califica como correcta una técnica o intervención sanitaria. Se evalúa una técnica sanitaria como "buena" cuando la actuación realizada se adecúa a las reglas técnicas pertinentes establecidas en ese momento. En la valoración se tiene en cuenta las características de su autor, de la profesión, de la complejidad y trascendencia vital del acto y la influencia de factores endógenos como son el estado e intervención del paciente, sus familiares o la organización sanitaria donde se realiza. Esto se conoce como lex artis (ley del arte) y dado que no sólo depende del profesional y sus conocimientos, sino también del paciente y su estado, se concreta más con la expresión ad hoc, en la que el profesional sanitario a través del análisis específico de cada situación, aplica las normas a cada caso particular.

Leer más

Acceso directo a Fisioterapia

Entendemos por acceso directo como la consulta directa del paciente o usuario al fisioterapeuta, el cual realiza un examen de clasificación y selección en base a las necesidades terapéuticas y los recursos disponibles. Es este un proceso diagnóstico de competencia para muchos de los fisioterapeutas del mundo y que en España se desarrolla en la práctica de muchos profesionales pero que no se ha asumido en la formación de los mismos.

Es este un asunto de calado y supone el reconocimiento hacia la figura del fisioterapeuta en base a su formación. Tal formación propiciaría el que cualquier persona que piense que pueda ser susceptible de atención fisioterápica para solucionar algún problema de salud, para recibir algún programa de prevención o promoción de salud, o simplemente para recibir consejo, lo podría hacer sin intermediación de otro profesional sanitario.

La atención directa de fisioterapia existe de facto en nuestro país. Suponemos que los fisioterapeutas que atienden así a los pacientes habrán de tener la preparación suficiente para discriminar si procede o no la fisioterapia, si es necesario una exploración complementaria o si deben derivar al paciente a otro profesional, generalmente un médico, ante sospecha o certeza de la necesidad de su intervención, bien para elaborar un diagnóstico de otra naturaleza, para descartar patologías o para iniciar un tratamiento ajeno al de la competencia del fisioterapeuta.

Esta situación no debe admitir especulación. Para dirigirnos a la atención directa se debe aceptar la exigencia en la formación, que debe posibilitar lo que apuntamos en el párrafo anterior. Cualquier pretensión de que el acceso directo exista de derecho debe basarse en el reconocimiento de esta premisa. La formación en diagnóstico diferencial mediante pruebas físicas, la interpretación de pruebas complementarias o el reconocimiento de signos y síntomas de alarma, tienen que asumirse como elementos indispensables de la formación de cualquier fisioterapeuta, pero aún más ante la asunción de un mayor grado de responsabilidad sobre nuestros pacientes.

Leer más

Fisioterapia o rehabilitación ¿Es precisa la diferenciación?

Los fisioterapeutas conocen bien las diferencias fundamentales entre los conceptos de fisioterapia y rehabilitación. Sin embargo, no podemos decir lo mismo de la población general ni aun de otros profesionales sanitarios. Las palabras se usan, en este caso, muy a menudo de forma indistinta. Sería iluso e incluso absurdo imponer un uso restrictivo y estricto de los términos. No es nuestro objetivo dilucidar aquí el origen de tal confusión sino más bien proponer la adecuación del uso de esas palabras al menos entre los propios fisioterapeutas, germen ineludible del reconocimiento social de nuestra disciplina.    

Para abordar este asunto podemos sugerir una definición de las palabras en cuestión. Ya hemos tratado ampliamente en más ocasiones (1,2) el concepto de fisioterapia,  por lo que no insistiremos sobre el mismo. Simplemente diremos que se trata de un concepto dinámico y en expansión en cuanto al acometimiento de nuevos campos y técnicas.

Leer más