Investigación

Buscar en fisioEducación

Continuamos con la serie de entradas relacionadas con la búsqueda de información en bases de datos biosanitarias. Ahora nos encargamos, en dos partes, de mostrar algunas de las características de Pubmed, una de las más importantes.

PUBMED:

Pubmed (www.ncbi.nlm.nih.gov/PubMed) puede ser considerada una de las bases de datos más importantes, si no la más, en el ámbito de la literatura científica en ciencias de la salud. Se puede decir también que es un motor de búsqueda, sistema de recuperación o simplemente buscador. Su relevancia viene dada por su cobertura, su amplia utilización en estudios secundarios (revisiones, metaanálisis, resúmenes de evidencia) como herramienta de búsqueda, su versatilidad y la gratuidad de acceso.

Se trata de una base de datos referencial, es decir, que ofrece la cita bibliográfica del artículo original, aunque se han incorporado accesos directos gratuitos o prepago al mismo. Dispone información desde 1946 hasta la actualidad.

El principal componente de Pubmed es MEDLINE, que contiene 21´7 millones de registros o artículos en unos cuarenta idiomas (1) procedentes de 5642 revistas (2). Además Pubmed añade otros registros hasta superar la cifra de 24 millones. Estos proceden de artículos previos a su incorporación a MEDLINE, artículos enviados por los editores antes de su publicación, artículos publicados antes de 1966 no indexados en MEDLINE, artículos de PMC (base de datos de artículos de revistas de acceso gratuito), y de referencias a libros del NCBI (National Center for Biotechnology Information).

Actualmente una abrumadora mayoría de registros de MEDLINE están escritos en lengua inglesa y es el inglés el idioma en que se interroga al sistema de recuperación Pubmed. Se puede utilizar la misma metodología de búsqueda que en un buscador genérico. Así, incorpora el autocompletado cuando se introducen términos en el recuadro correspondiente y la sugerencia de alternativas cuando detecta que podemos haber cometido algún error en la grafía. El entrecomillado de cadenas de vocablos implica que la búsqueda se hará exclusivamente en ese orden.

Se puede añadir a las búsquedas combinadas los operadores lógicos o booleanos AND (intersección), OR (unión) o NOT (exclusión), que producen resultados que incluyen todos los términos, alguno/s y alguno/s con exclusión de los demás, respectivamente.

También se pueden incorporar caracteres comodín, el asterisco, que recupera los resultados con el término raíz y todas las posibles combinaciones. Así, magnet* nos mostrará los registros que contengan magnetism, magnetic field, mangnetic resonance.

A través de Internet se puede acceder a una cantidad ingente de información y recursos para los profesionales sanitarios. Las bases de datos tienen especial interés para consultar información científica. Existen diferentes bases de datos tanto de carácter general como de áreas específicas de conocimiento. Las condiciones tecnológicas, las velocidades de acceso y el diseño de las presentaciones de búsqueda intuitivas auguran un futuro esperanzador para estos productos, e incluso los hacen imprescindibles para la investigación y la práctica clínica. Con el fin de dar a conocer, al menos superficialmente, algunos de los recursos que ya fueron mencionados por Juan Antonio Medino en este sitio, vamos a iniciar ahora una serie de entradas.

Con Internet es posible acceder de forma gratuita a bases de datos creadas y mantenidas, en su mayoría, por universidades, centros de investigación y organismos públicos. Sin embargo, el acceso a determinadas bases requiere el pago a empresas proveedoras y distribuidoras.

Pubmed es la base de datos más conocida. Está creada por la Nacional Library of Medicine (NLM) de EE.UU. y es el resultado de la automatización de la información contenida, entre otros, en el antiguo Index Medicus, el Internacional Nursing Index y el Index to Dental Literature. Contiene información de más de 5600 revistas*, en su mayoría norteamericanas.

Existen otros muchos recursos disponibles en la red, como los especializados en la atención basada en pruebas o en la evidencia (ABP) que pueden ser consultados mediante enlaces, a través de proveedores o directamente. Destaca en este ámbito la Biblioteca Cochrane, y la base PEDro para Fisioterapia basada en pruebas.

No todo acaba aquí. Como ya hemos dicho hay otras muchas fuentes de información. Sociedades, colegios profesionales, centros universitarios, empresas privadas, particulares, etc. publican información directa, tutoriales, guías de práctica clínica, diccionarios, blogs y enlaces de interés para el profesional.


LA INFORMACIÓN PARA
EL PROFESIONAL SANITARIO Y EL FISIOTERAPEUTA

La información es indispensable para la actualización de nuestro conocimiento y su aplicación en la investigación y en la práctica clínica diaria. Los datos de los que disponemos para ello pueden perder validez con el tiempo. Además, se genera constantemente “conocimiento”, con  un número creciente de publicaciones. Frente a ello el tiempo del que los profesionales disponen no permite su actualización.

Desde hace años ha aumentado el interés por la evaluación de los resultados de las actuaciones en diagnóstico y tratamiento. Se desarrollan estudios para conocer la eficacia y eficiencia de los procedimientos y parece necesario que los resultados sean conocidos por los profesionales.

La información es muy accesible y, sin embargo, la consulta puede ser decepcionante e incluso inútil. Por esto, nuestro objetivo ha de ser encontrar la información pertinente de una manera rápida y segura.

Los datos, para convertirse en información han de pasar un proceso de selección, organización e interpretación. Todo esto es la gestión de información.

La información está disponible en bases de datos, revistas, tesis, libros, bitácoras u otro tipo de documentos. Su localización requiere tiempo, habilidades de manejo de los recursos y capacidad para analizar e interpretar los resultados. Precisamente es la búsqueda de información lo que pretendemos abordar, específicamente en los recursos de internet.

Los fisioterapeutas, no han integrado, en general, la utilización de los recursos de información disponibles en su quehacer cotidiano de práctica asistencial, docente, investigadora o gestora. Se aluden a diferentes impedimentos para la incorporación de la información a la práctica, entre ellos la falta de tiempo y de recursos para acceder a la misma. Quizás por ello se hace necesario incidir en la formación en las habilidades para la búsqueda en las bases de datos disponibles, especialmente las gratuitas.

El pasado 7 de marzo, tuvimos la suerte de asistir a un evento organizado por fisioterapiamanual.es con la colaboración de la Universidad de Alcalá de Henares. En esta ocasión queremos destacar dos aspectos. El primero de ellos el formato, una clase magistral. Los fisioterapeutas estamos acostumbrados a cursos más o menos largos, jornadas o congresos. Este formato aporta frescura y cercanía. La posibilidad de que en una tarde recibas una lección que pueda superar a la aprendida en un curso más largo aumentan su atractivo. Si añades un precio asequible facilitas el acceso a profesionales y a estudiantes y, si además, el ponente es de la categoría de Paul Hodges, "una estrella de la Fisioterapia", no es de extrañar que en el salón de actos el aforo estuviese más que completo. 
 


Paul Hodges es profesor e investigador principal de la división de Fisioterapia de la National Health and Medical Research Council (NHMRC) de la Universidad de Queensland, y director del NHMRC Centre of Clinical Research Excellence in Spinal Pain, Injury and Health. Pero, ¿por qué Paul Hodges llena salones de actos?, ¿por qué vende libros? Más allá de la fama repentina para algunos de nosotros, este fisioterapeuta lleva trabajando muchos años incorporando el laboratorio a la Fisioterapia, objetivando, midiendo y aportando ciencia a los resultados de nuestro trabajo. 

La aplicación de métodos y modelos científicos en fisioterapia, así como la elaboración de hipótesis, observación, estudio y contrastación de los mismos es un bien loable que, por desgracia, solemos creer que ponemos en práctica muchas menos veces de las que quisiéramos en nuestro quehacer diario. Pero sin llegar a realizar un estudio científico, experimental, con una muestra de sujetos y ateniéndonos a la férrea disciplina que supone realizar todo eso para llegar a publicar posteriormente un artículo con nuestras conclusiones y, por supuesto, con todas las garantías de haberse realizado correcta y científicamente; como digo, sin llegar a todo lo anterior, sí que utilizamos continuamente los modelos y métodos científicos en nuestra labor cotidiana (nuestras AVD). Repasad conmigo los siguientes conceptos y os daréis cuenta de ello.

Fuente: http://www.um.es
 

Los métodos científicos son técnicas para realizar investigaciones, adquirir así conocimiento nuevo que se integra o incluso desbanca al ya existente y de esta forma generamos ciencia. Por otra parte, el modelo científico es la representación de un fenómeno (la mayoría de las veces formal) que utilizamos a fin de analizar, describir, explicar, simular - en general, explorar, controlar y predecir- esos fenómenos o procesos. Hay varios tipos de modelo:

  • Descriptivo: trata de describir el fenómeno y sus propiedades.
  • Predictivo: intenta inferir estados futuros del fenómeno a partir de su evolución y estado actual.
  • Cuantitativo: se basa en el número de parámetros que se observan dentro del fenómeno. Por ejemplo, para un modelo económico es imprescindible implicar una gran cantidad de variables que pueden influir en el modelo y que, de no ser por el ingente procesado de información que pueden realizar los ordenadores actuales, serían imposibles de estudiar.
  • Cualitativo: se basan en determinadas características del fenómeno, aislándose determinados parámetros que interesan estudiar.
  • También pueden existir mezclas entre estos modelos, por ejemplo un modelo predictivo cualitativo.

En ciencia también nos interesan dos conceptos hermanados: hipótesis y teoría. La hipótesis es una explicación propuesta para un fenómeno. Explicación que pretendemos que esté sujeta a los parámetros formales de la ciencia y que, por ello, probamos eventualmente por medio de la observación, experimentación y verificación. La teoría es una generalización del pensamiento. partimos de una o más hipótesis que, de verificarse, pueden certificar también (o también anular) teorías científicas completas. Las hipótesis y las teorías son explicaciones, pero éstas últimas van un paso más allá, pues han sido aprobadas rigurosamente y aceptadas por la comunidad científica.

Hipótesis  >>  Experimentos/Observación  >>  Predicción en forma de teorías o leyes  >>  Verificación constante


Si en nuestra labor diaria como fisioterapeutas observamos un determinado fenómeno, no aislado, que parece repetirse de forma sistemática en igualdad de condiciones en distintos sujetos, podemos pensar que de esa observación, podríamos pasar a hacernos una pregunta científica, posteriormente establecer una hipótesis, de ahí una teoría y finalmente ¿por qué no? una ley. Para que esta cadena llegue a buen fin debemos aplicar alguno o varios de los siguientes métodos científicos:

En Fisioterapia trabajamos con datos de variables que pueden ser nominales, ordinales, de intervalo o de razón (http://www.fisioeducacion.net/fisios/fisioinvestigacion/206-medicion-y-escalas-de-medida). Estos datos pueden provenir de la medición directa de estas variables (escala visual analógica, fuerza muscular, distancia dedos suelo, amplitud articular, etc.) o de frecuencias que provienen de un proceso de conteo (número de pacientes tratados, número de técnicas realizadas, número de fisioterapeutas en un curso, etc.). Una vez que el investigador recaba la información mediante la recogida de datos, dispone de un listado de los mismos. Si hay pocos valores, un simple vistazo nos serviría para describir el fenómeno estudiado, pero esto no es lo más habitual. Lo normal, es que dispongamos de una cantidad de datos que necesiten ser organizados mediante una distribución de frecuencias.

La distribución de frecuencias es la agrupación de datos en categorías mutuamente excluyentes que indican el número de observaciones de cada categoría. La distribución de frecuencias cumple con varias funciones: organiza los datos, ofrece la información necesaria para realizar representaciones gráficas y facilita los cálculos para obtener los estadísticos muestrales.

Por ejemplo, si queremos hacernos una idea precisa de los hombres y mujeres que intervienen en un estudio sobre incontinencia urinaria de un grupo de 84 personas, necesitamos construir una distribución de frecuencias.
 

Variable X

ni

pi

Pi

 Hombre

16

0,2

20

 Mujer

68

0,8

80

 

n=84

1

100

 
Ahora conocemos el número de observaciones en cada categoría, la frecuencia absoluta (ni). También conocemos la frecuencia relativa o proporción de cada categoría (pi), que se obtiene dividiendo la frecuencia absoluta entre el número total de de observaciones (n). La frecuencia relativa también se expresa en términos de porcentaje (Pi) para lo cual multiplicamos cada una de las proporciones por cien.

Los fisioterapeutas medimos. Medimos variables que son directamente observables, por ejemplo, grados de movimiento, distancia en centímetros, tiempo en recorrer una distancia, así como variables que no podemos observar directamente, por ejemplo, grado de satisfacción o calidad de vida del paciente. La medición es el proceso por el cual se asignan números a objetos o características según determinadas reglas. Llamamos característica a cualquier propiedad de objetos o personas que queremos estudiar y modalidad a las distintas formas de presentarse esa característica. Por ejemplo, la Escala de Daniels utiliza seis modalidades de la característica “grado de fuerza muscular”, asignando seis números a cada una de ellas, 0, 1, 2, 3, 4 y 5.

Tenemos que tener claro que no es lo mismo que el fisioterapeuta mida el tiempo que tarda un paciente que ha sufrido un ictus en recorrer una distancia, que el número de hijos que ha tenido una paciente con incontinencia urinaria o la nacionalidad de los pacientes que acuden a una unidad de fisioterapia hospitalaria. Por este motivo se utilizan diferentes escalas de medida en función de la variable a medir. Una escala de medida es el conjunto de reglas o modelos desarrollados para la asignación de números a los valores de las variables. La escala visual analógica es un ejemplo de escala de medida utilizada por el fisioterapeuta.

Siguiendo la clasificación de Stevens (1946), pueden distinguirse cuatro tipos de escalas de medida: nominal, ordinal, de intervalo o de razón.

En estos días, algunos miembros de fisioEducación estamos asistiendo a un curso titulado “Preparación de Proyectos de Investigación para convocatorias públicas”. Este tipo de cursos tiene varios objetivos. Primero, acercarnos al proceso de evaluación de los proyectos de investigación en convocatorias públicas-competitivas; además, nos dan pistas sobre cómo realizar nuestro propio proyecto para presentarlo a este tipo de procesos de evaluación, así como nos enseñan a identificar estrategias específicas que aumenten nuestras posibilidades de éxito en cada convocatoria de financiación de proyectos de investigación pública. El conocimiento del procedimiento nos ayudará, en todo caso, a presentar nuestro proyecto de investigación en cualquier convocatoria.

El curso nos ha revelado la existencia de instituciones públicas concretas que financian proyectos de investigación, donde los fisioterapeutas también podemos solicitar este tipo de ayudas.

En concreto, las ayudas de las que hablamos son concedidas por la Subdirección General de Evaluación y Fomento de la Investigación, antiguo FIS (Fondo de Investigación Sanitaria), encuadradas dentro del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Tecnológica. Para futuras convocatorias podéis consultar toda la información en esta página.

¿Sabes lo que es una técnica de muestreo? ¿Conoces las distintas fases para la realización de una encuesta? ¿Has creado alguna vez un cuestionario? ¿Manejas los diferentes sistemas de recogida de información? Si respondes de manera negativa a estas preguntas, este nuevo artículo te ayudará a responderlas.

Los fisioterapeutas podemos utilizar encuestas para INVESTIGAR. La investigación mediante encuestas tiene por objetivo conocer información de un grupo de sujetos (muestra), que debe ser representativo de un colectivo más amplio (población). La encuesta debe tener capacidad de inferir y predecir el comportamiento de la mayoría y dar una visión general de las características de toda una población y las relaciones entre estas características. Este tipo de investigación nos permitirá establecer relaciones correlacionales o de covariación entre las variables pero nunca relaciones causales. Las podemos utilizar cuando no podemos manipular determinadas situaciones o variables. Pongamos un ejemplo: supongamos que estás interesado en conocer si las Unidades de Fisioterapia donde se realiza trabajo en equipo, obtienen mejores resultados en " grado de satisfacción del fisioterapeuta". La realidad misma otorga dos valores a la variable de estudio: "Unidades de Fisioterapia donde se realiza trabajo en equipo" versus "Unidades de Fisioterapia donde no se realiza trabajo en equipo", no manipulamos la variable independiente, pero sí podemos analizar la relación de una característica "trabajo en equipo" con "satisfacción laboral".

La encuesta puede ser tanto una metodología propia de investigación como una técnica de recogida de datos que puede utilizarse en estudios cuasiexperimentales o ser un recurso de apoyo en estudios experimentales. Como ya hemos comentado la metodología de encuestas permite generalizar los resultados siempre que la muestra sea representativa, es decir, los miembros que la componen deben compartir las características de la población a la cual pretenden generalizar sus resultados. Debemos utilizar técnicas de selección o muestreo adecuadas para evitar que la muestra sea sesgada. Por ejemplo, si queremos obtener información de un grupo profesional como los fisioterapeutas, no deberíamos encuestar sólo a fisioterapeutas con menos de un año de experiencia.

Antes de ver qué técnicas utilizamos para seleccionar la muestra, aclaremos lo qué es una muestra. Una muestra se define como una parte o subconjunto de elementos de una población que representa las características de la misma. La población representa el conjunto de todos los objetos que comparten una propiedad o característica que los identifica. Por ejemplo, la población " Pacientes tratados en la Unidad de Fisioterapia del Hospital de Fuenlabrada" estará compuesta por todos los pacientes que cumplen dicha característica, una muestra de esa población serían 100 pacientes tratados en la Unidad de Fisioterapia del Hospital de Fuenlabrada seleccionados al azar. La selección de una muestra se realiza utilizando dos métodos, el probabilístico y el no probabilístico. La estructura de la muestra y el tamaño de la misma influyen también en su representatividad. Con respecto a la estructura, conocer las características de la población nos ayudará a cometer menos errores en la selección de la muestra (imaginemos que en el ejemplo anterior "el número de pacientes tratados en la Unidad de Fisioterapia del Hospital de Fuenlabrada" no estuviera bien controlado, por lo que las estimaciones en el estudio serían incorrectas). Con respecto a la muestra, si la población a investigar es muy heterógenea o las características de nuestro estudio tienen poca presencia en la población será necesario aumentar o disminuir el tamaño de la misma, respectivamente.

En este nuevo artículo dedicado a la investigación vamos a hablar sobre la validez de la investigación. Nos deben quedar claros una serie de conceptos después de leerlo. Éstos son: qué significa la validez de un estudio, cuáles son los cuatro tipos de validez a tener en cuenta cuando planificamos una investigación en Fisioterapia y cuáles son las posibles amenazas a controlar y las técnicas para evitarlas.

Cuando leemos los resultados de una investigación nos podemos preguntar: ¿puedo confiar en los resultados de la misma?, ¿son veraces sus resultados?. Ya sabemos que cuando investigo en Fisioterapia, lo que quiero es conocer las relaciones que existen entre las variables de estudio. Dependiendo del tipo de estudio y de lo rigurosos que seamos a la hora de planificar nuestra investigación, podremos conocer esta relación en mayor o menor grado. Este grado o nivel de confianza respecto a la veracidad o falsedad de una determinada investigación, es lo que se conoce como validez.

En una investigación podemos hablar de cuatro tipos de validez: de conclusión estadística, interna, de constructo y externa.

La validez de conclusión estadística es el grado de confianza que podemos tener, dado un nivel determinado de significación estadística, en la correcta inferencia de la hipótesis. La hipótesis nula representa la afirmación de que no hay asociación entre las dos variables estudiadas y la hipótesis alternativa afirma que hay algún grado de relación o asociación entre las mismas. Varias preguntas podemos hacer cuando hablamos de este tipo de validez: ¿covarían la variable causa y la variable efecto?, es decir ¿hay una relación entre las variables de estudio?, ¿esta relación se debe al azar? , ¿cuál es la magnitud de dicha covariación?. Podemos cometer error tipo I cuando se concluye que existe una relación entre las variables cuando en realidad no se da dicha relación o error tipo II cuando se concluye que no existe relación entre las variables cuando realmente sí la hay. También podemos infraestimar o sobreestimar el valor de la covariación. Una de las principales amenazas contra este tipo de validez consiste en no elegir adecuadamente la prueba estadística a aplicar. Podemos elegir una prueba estadística paramétrica o no paramétrica, dependiendo si los datos cumplen o no los supuestos del modelo paramétrico. Otra de las amenazas a tener en cuenta es que la potencia estadística sea baja, si no elegimos el nivel de significación estadística adecuado o el tamaño de la muestra es pequeño, podemos cometer un error tipo II. También la imprecisión de las medidas o la escasa fiabilidad en la aplicación de los tratamientos puede aumentar la varianza error y provocar conclusiones erróneas sobre la covariación o relación entre las variables a estudiar.

La validez interna se centra en determinar las causas del cambio observado en la variable dependiente, en un contexto y periodo determinado. Cuando realizamos un estudio, nuestro objetivo es determinar si mi intervención es la causa del efecto. Por ejemplo, si estoy estudiando si la aplicación del vendaje neuromuscular reduce el edema del brazo en pacientes mastectomizadas, quiero demostrar que es el uso del vendaje la causa de la disminución del edema y no otras razones como el paso del tiempo, el movimiento natural del brazo o las indicaciones sobre higiene postural que recibe la paciente lo que producen la disminución del mismo. Para que un estudio tenga validez interna la variable causa deber ser primero que la variable efecto, es decir, debe haber una contigüidad temporal entre las variables. En algunos tipos de estudio como las investigaciones ex post facto o algunas investigaciones no experimentales es díficil saber qué variable ocurre primero y qué variable ocurre después. Este tipo de estudios representan una amenaza a este tipo de validez. Otra de las amenazas es la historia o los acontecimientos que ocurren durante el desarrollo del estudio, éstos  pueden afectar a la variable dependiente y confundir los resultados. Por ejemplo si queremos estudiar la eficacia de un programa de ejercicio terapéutico en pacientes jóvenes para prevenir dolores articulares y diseñamos el estudio seleccionando una muestra de 15 participantes de edades cercanas a los 13 años , los cuales deberan rellenar un cuestionario acerca de dolor articular, posteriormente durante 12 meses realizarán un programa de ejercicio terapéutico y pasado este tiempo vuelven a rellenar el cuestionario. Si la conclusión del estudio es que el programa es efectivo porque los participantes no han sufrido dolor articular, tendríamos que ser cautelosos con los resultados, ya que puede haber ocurrido en la vida de los niños multitud de acontecimientos ajenos a la investigación que hayan ayudado a que no aparezca dolor articular.  Para controlar esta amenaza podríamos utilizar grupos control o utilizar técnicas de aleatorización, constancia y eliminación, es decir mantener constantes las posibles variables extrañas o eliminarlas en todos los grupos.

Otra de las amenazas parecida a la anterior es la maduración. Se trata de cambios inherentes al propio sujeto mientras dura el estudio. Por ejemplo si estudiamos los efectos de un programa de estimulación psicomotriz para mejorar el desarrollo psicomotor en un grupo de niños, no podríamos asegurar que los resultados obtenidos se deban al programa o a que los niños han crecido y han madurado a nivel neurológico.  Una forma de controlar esta amenaza sería reducir el tiempo del experimento y añadir un grupo control que no recibiera ningún tipo de tratamiento.

Una impresora 3D es una máquina capaz de crear piezas o maquetas volumétricas en tres dimensiones a partir de las medidas y el diseño asistido mediante un ordenador (CAD). Es decir, parte de archivos CAD y genera una pieza en 3D, esto se ha venido utilizando tradicionalmente en el diseño industrial, en la construcción y por supuesto también en medicina. 

En nuestro campo, la Fisioterapia, su uso primordial es la creación de órtesis y prótesis de todo tipo. Los cascos para bebés con plagiocefalia que se llevan a cabo en muchas ocasiones se realizan mediante estos diseños y partiendo, lógicamente, de mediciones previas en el paciente. Asímismo las prótesis y ortesis de todo tipo se pueden fabricar de dos formas distintas tal como nos explican en el vídeo al final de este párrafo: partiendo de unos moldes iniciales que obtenemos directamente del paciente haciendo sus vaciados respectivos, o mediante la toma de medidas y la creación del diseño final asistido por ordenador. Por tanto, la creación de elementos en tres dimensiones partiendo de los ordenadores no es algo ni mucho menos novedoso.
 

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.