Vendaje funcional frente a vendaje neuromuscular

El auge que ha tomado en los últimos años el vendaje neuromuscular (merecido o no) tiene efectos colaterales como puede ser la disminución o incluso erradicación de otras técnicas que hasta ese momento se habían estado utilizando. Vivimos en una sociedad muy cambiante, en la que lo nuevo tiende a primar y a fagocitar a lo "viejo" (que no obsoleto) y ese es el caso del vendaje neuromuscular o kinesiotape frente al vendaje funcional. Esta percepción, observada (que no contrastada científicamente) en el ámbito del trabajo diario, puede suponer un riesgo para el paciente dado que ¿obtenemos los mismos beneficios?, ¿los objetivos, indicaciones y contraindicaciones son similares?, ¿podemos sustituir una técnica por la otra sin más?


 

Conceptos

Se define el vendaje funcional como una ortesis, mayoritariamente adhesiva, cuya función generalmente es terapéutica y evita la mayoría de los problemas derivados de la inmovilización en traumatología deportiva, pero también se benefician de estas técnicas la reeducación en ortopedia y reumatología.

Resulta curioso cómo al buscar la definición de kinesiotape en libros y por internet, he encontrado prácticamente el mismo estilo de definición, partiendo del vendaje tradicional, juzga tú mismo: "El Taping Neuromuscular o Kinesio Taping, también llamado Kinesiology tape, Kinesiotape o Vendaje Neuromuscular (VNM), es un método de vendaje especial, que a diferencia de los clásicos vendajes utilizados en rehabilitación, permiten el movimiento de la zona vendada. Esto es gracias a las características especiales de las vendas usadas y de su forma de aplicación. Hace algunos años, cuando uno deseaba aplicar un vendaje, pensaba rápidamente en inmovilizar la zona afectada para prevenir un daño mayor. Esta es la principal diferencia de este vendaje con el vendaje funcional , ya que NO se usa para inmovilizar, sino que al contrario, el vendaje fue creado con el concepto que el movimiento y un correcto aporte sanguíneo y linfático, contribuyen a la recuperación de la lesión".

 

Mecanismos de acción y técnicas

Dependiendo del objetivo el vendaje funcional nos aporta tres tipos de vendajes:

Los mecanismos de acción del vendaje funcional son varios:


El vendaje neuromuscular, por su parte, nos aporta varias técnicas de muy distinta índole:

Los mecanismos de acción así como las técnicas de aplicación no pueden ser más diferentes. En el vendaje neuromuscular, excepto la técnica de ligamento, ninguna otra tiene similitud con el vendaje funcional, aunque luego veremos que esto no es óbice para tener todas sus indicaciones y algunas más.

 

Formas de aplicación

El vendaje funcional se basa en realizar protección en rebordes óseos o huecos anatómicos antes de realizar el vendaje, prevendaje previo, colocación del vendaje propiamente dicho mediante tiras activas y anclajes y posterior moldeado cuando el vendaje lo requiera. Las direcciones, anclajes, colocación de tiras activas en número y posición son de lo más variado y prácticamente hay una técnica para cada músculo o zona a tratar. No es tan sencillo o al menos no tan concreto como en el vendaje neuromuscular.

En éste último encontramos varias técnicas:

Material necesario

Aquí es donde el vendaje neuromuscular vence por goleada. Mientras que el vendaje funcional cuenta con vendas elásticas color "carne", prevendaje y esparadrapo en blanco, la variedad de colores y estampados en los que se vende el kinesiotape lo han puesto a la altura no ya de material clínico, sino prácticamente como prendas de vestir, modernas y elegantes. Por supuesto ésta no es una función clínica que le podamos asignar al vendaje, pero en un mundo de "escaparate" donde lo que se ve y aparenta tiene más valor que lo que funciona, se ha sabido vender muy bien.

Es cierto que en cursos y vídeos hemos visto vendajes funcionales realizado con tiras de colores, pero habitualmente se utilizan precisamente en entornos educativos para comprender con más facilidad la dirección de las tiras y la cronología en su aplicación.


Indicaciones y contraindicaciones

La principal indicación del vendaje funcional es la traumatología deportiva tanto con carácter preventivo o de reinicio a la actividad. En el apartado terapéutico se utiliza en

Las indicaciones del kinesiotape, como hemos visto van desde la relajación o activación musculares, hasta la corrección de posiciones articulares pasando por el taping segmental (gran heterogeneidad de indicaciones), el drenaje linfático e indicaciones capsuloligamentarias. El vendaje neuromuscular tiene como indicaciones todas las del vendaje funcional, más un amplio abanico de otras patologías.

Las contraindicaciones del vendaje funcional son la alergia al material utilizado, edemas importantes (que pueden ser una indicación del kinesiotape), trastornos tróficos, vasculares y/o neurosensitivos (otras posibles indicaciones del VNM), fragilidad o heridas cutáneas, afecciones dermatológicas extensas y lesiones graves que requieran inmovilización estricta. En las contraindicaciones ambas técnicas son homogéneas pues la trombosis, heridas, traumas severos, carcionomas, embarazo y alteraciones de la piel son los estados donde el kinesiotape no está recomendado.

No se ha pretendido en esta entrada hacer un estudio pormenorizado de técnicas, usos y cualidades de cada tipo de vendaje, excedería en mucho la finalidad de este artículo, simplemente se trata de un ensayo sobre la quizá, obsolescencia programada de algunas técnicas y de la posible necesidad de "agasajar" al paciente con una técnica nueva y moderna, aunque quizá no sea la adecuada para él. También se ha pretendido que nos detengamos a pensar si podemos sustituir un tipo de vendaje por otro, ya que curiosamente, casi todas las indicaciones (y muchas más) del vendaje funcional lo son también del neuromuscular. Por lo menos, con las técnicas innovadoras y vistosas siempre podremos contar con el efecto placebo, que en los casos de fisioterapia a la carta, debería ser un componente muy potente.


Referencias