Fisioterapeutas

Buscar en fisioEducación


 

La aplicación Visible Body es una de las más conocidas (especialmente en los dispositivos móviles) para su uso como atlas de Anatomía. Es preciso aclarar que son varias las aplicaciones que Visible Body nos ofrece y la que vamos a analizar en esta entrada es la aplicación Human Anatomy Atlas. Se encuentra disponible para su uso en Windows, Mac, iOs (iPhone y iPad) y Android y nos provee de las herramientas necesarias para visualizar la anatomía humana realmente en 3 dimensiones, cumpliendo exactamente lo que promete.

Nada más introducirnos en la aplicación nos permite elegir qué visualización deseamos de la anatomía humana: esqueleto, digestivo, circulatorio, nervioso, muscular, reproductivo, respiratorio, urinario, linfático, endrocrino o por regiones, incluyendo todos estos aspectos de una zona determinada (cuello, cabeza, abdomen, etc). Una vez en la visión seleccionada, podemos ejecutar varias manipulaciones sobre ella: rotar la imagen, ampliar, disminuir la región seleccionada, desplazarnos arriba/abajo y a los lados. Es necesario indicar que para los usuarios de dispositivos móviles estas acciones aunque cotidianas con nuestros smartphones se complican un poco, dado que, por defecto y utilizando un único dedo, lo que conseguimos es rotar la imagen y no desplazarnos como de forma intuitiva podríamos esperar. Para desplazarnos debemos usar al menos dos dedos y la aplicación no responde todo lo fluida que se espera de esta acción. Este es uno de los pocos "peros" que se le pueden atribuir, ya que el resto funciona a la perfección (salvo el aspecto idiomático que trataremos luego). 

El pasado 7 de marzo se celebró, en la sede del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid, la II Jornada Técnica de Docencia en Fisioterapia. El evento, en un ambiente relajado y cercano, sirvió, como en otras ocasiones, no sólo para conocer o profundizar en aspectos relevantes para los fisioterapeutas que desarrollan la importante labor de contribuir a la formación de nuevos profesionales, sino para poner en contacto a profesores de distintas universidades. El programa constaba de dos mesas. La primera, "Procedimientos en la acreditación del profesorado universitario", contó con Marina Muñoz Lucas, coordinadora de la Unidad de Apoyo de la Investigación del Instituto Mixto de la Investigación Biosanitaria de la Defensa. La segunda, "Seguimiento de los Titulos de Grado en Fisioterapia", con Miguel Ángel Galindo, cooordinador de Enseñanzas e Instituciones de la ANECA (Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación).

Docencia en el prácticum de FisioterapiaNosotros estuvimos allí en calidad de profesores asociados de Fisioterapia. No era la primera vez y, de nuevo, además de estar interesados en los temas a tratar, quisimos, modestamente, ser algo de "voz y oídos" de los que ejercemos la labor docente fuera del entorno académico, en la realidad de la práctica asistencial. No es la primera vez, y seguro que tampoco la última, que hacemos notar que la asignatura de Prácticum, con una carga lectiva que iguala o supera al 25 % de los créditos totales del Grado en Fisioterapia, no parece tener la merecida consideración cuando se habla de docencia y universidad. De hecho, en esta y en la anterior Jornada, el que suscribe y la profesora Gema Gallardo Sánchez, fuimos los únicos profesores procedentes del entorno clínico.

Seguro que habéis oído muchas veces lo de la web 2.0. Es un término que fue utilizado por primera vez por Darcy DiNucci en 1999, en su artículo Fragmented future. La web 2.0 (en contraposición a la 1.0 que era la que existía hasta el año 2004) consta de aplicaciones y sitios de internet que utilizan la inteligencia colectiva para proporcionar servicios interactivos en red. En esta entrada no vamos a hablar del uso social y de la inteligencia colectiva, sino a concretar cómo la tecnología web evolucionó hasta el punto de permitir llegar al auge de blogs, redes sociales y contenido aportado (y matizado mediante comentarios) por usuarios y que conforman el vasto mundo de internet  que tenemos ahora (os recomiendo visitar el mapa de la web 2.0).

Si existe un denominado web 2.0, es porque antes tuvo que existir, al menos un web 1.0; y así es. En este año en el que se cumplen 25 del nacimiento de Internet, es conveniente recordar cómo eran las páginas web inicialmente y qué es lo que nos podían ofrecer. Independientemente del gusto estético con las que se diseñaban, se caracterizaban por estar escritas en un lenguaje de programación HTML, versión 1 claro; dicho lenguaje ha llegado hasta nuestros días, con evidentes mejoras y añadidos (actualmente estamos en la versión HTML5). Este lenguaje se caracterizaba por ser prácticamente monodireccional. Es decir, el usuario apenas podía únicamente escribir una dirección web en la barra de navegación o pinchar en los distintos enlaces que ofrecían las páginas, de tal manera que se presentaba la información que el usuario solicitaba, nada más (y nada menos). Podéis ver aquí debajo como era la primera página publicada en Internet en el año 1991, donde Tim Berners-Lee explica el nuevo mundo web que comienza con la publicación de esa misma página (es una página autorreferenciada, juego este que gusta mucho a los informáticos). Incluso aunque en aquel momento el uso de Internet ya parecía prometedor, no creo que el Sr. Berners-Lee se diera cuenta de lo que realmente estaba creando. Muchos etiquetan (y creo que no se equivocan) la creación de Internet como la Tercera Revolución Industrial, poniéndola a la altura de las dos anteriores: Inglaterra 1760 -máquina de vapor- e Industrialización en 1860.

Primera página en Internet de la historia, 1991


No obstante, y a pesar de su utilidad a la web 1.0 (que entonces, claro, sólo se conocía como web al no existir versiones posteriores) le quedaba todavía un gran camino por recorrer. Se creó específicamente un lenguaje, como hemos dicho antes, que los navegadores de internet debían saber interpretar, el lenguaje HTML (HiperText Markup Language), que ofrecía la esencia de la internet actual: enlaces a páginas web que relacionaban unas con otras como un gran organismo completo. Inicialmente las páginas web sólo podían contener texto pero modificaciones posteriores del lenguaje HTML hicieron posible la adjunción de vídeos, sonidos, imágenes, etc. Pero todo este contenido era estático. En el fondo, y a pesar de su utilidad, era como leer un periódico o un libro, muy grandes eso sí, y librándonos de la lectural lineal ya que podíamos saltar de unas páginas a otras mediante enlaces, pero poco más.

Marcel Bienfait dice en la introducción de su libro “Bases elementales técnicas de la terapia manual y de la osteopatía” (Ed. Paidotribo, 1996):

No me incluyo en la corriente de los nuevos profesionales que ya no quieren denominarse fisioterapeutas sino osteópatas. Tampoco les critico, pero no considero que la osteopatía sea la panacea que prometen, no creo que sea una medicina integral. Hoy en día son muchos los que utilizan como adorno el título de doctor en osteopatía, que no existe. Seamos razonables, no nos avergoncemos de seguir siendo fisioterapeutas que utilizan en su práctica la osteopatía.

Este pensamiento refleja tan fiel como sucintamente nuestra opinión sobre la relación que ha sido establecida entre la Fisioterapia y la Osteopatía en nuestro país  por algunos colegas.  Definitivamente la Osteopatía no tiene marco legal en  España y declararse osteópata no es sino un engaño. Es más, los que nos hemos formado en cursos que se denominaban de Osteopatía o Fisioterapia Manual Osteopática tampoco podemos denominarnos “fisioterapeutas osteópatas” como puede  hacer, estableciendo una analogía, un médico hematólogo o traumatólogo. La Fisioterapia no tiene reconocidas, esperemos que no por mucho tiempo, especialidades. Todo lo más podemos decirnos expertos o especialistas de algo añadiendo que como titulación propia de una universidad, no siendo tampoco títulos oficiales. Evidentemente cualquier otra pretendida titulación obtenida en academias  y centros de formación varios no habilita para el ejercicio de profesión alguna si no tienen, como es el caso de todas las terapias manuales y naturales, carácter oficial.

Hemos hablado de la implementación de herramientas de aprendizaje y del uso de las redes sociales en el Prácticum de Fisioterapia en una entrada anterior (1). Aunque teníamos experiencias previas con el uso de Twitter carecían de la consideración de un uso formal. Tomando como base el trabajo de Arroyo Sagasta (2) hemos instaurado su utilización a lo largo de todo un periodo concreto de estancias clínicas de los estudiantes de cuarto de Fisioterapia en el Hospital Universitario de Fuenlabrada. Como dijimos ya, el nombre de la cuenta es Prácticum 2.

Antes de describir la experiencia creemos necesario hacer constar algunas premisas. En primer lugar el uso de los alumnos, tanto para consulta como para participación activa mediante tuits y retuits, tiene carácter voluntario. Ello no quiere decir que no sea evaluable. Como cualquier elemento de valoración de la actitud del estudiante sus aportaciones, inquietudes o iniciativas, mostradas de esta u otra forma, son consideradas explícita o implícitamente por el evaluador. Sin embargo, como experiencia piloto, ha habido una intención de no supeditar la evaluación del alumnado a la participación en la misma. Se ha considerado la carga de trabajo global, con otras tareas que se incluyen en el desarrollo del prácticum, y se ha optado por hacer un uso comedido y contextualizado, publicando un número de tuits/retuits diario no superior, en general, a tres. También, en esta línea, sólo se difundió contenido en días lectivos. Finalmente, hemos optado por no usar etiquetas o hashtag, pidiendo en su lugar a los alumnos que incluyeran en sus publicaciones el usuario @practicasfisio para facilitar su seguimiento por los dos profesores, ambos administradores de la cuenta.

La cuenta inició su andadura el 9 de enero de 2014, antes del periodo de prácticas, que comenzó el 20 de enero, y se prolongó durante las seis semanas del prácticum, hasta el 28 de febrero. De los 92 tuits publicados 78 lo han sido directamente por los profesores. El resto lo constituyen retuits de tuits publicados por alumnos, que incluyen el nombre de usuario de la cuenta, y retuits de tuits de otros usuarios de Twitter, alguno destinado explícitamente a la cuenta Prácticum 2. El criterio para hacer retuits ha sido la consideración del interés que pudieran tener para los estudiantes. Los usos encajan en general con los sugeridos por Arroyo Sagasta (2), a excepción de la "Twittoría": información académica, enriquecimiento de la experiencia educativa y ampliación de contenidos. Con una visión más detallada describiremos los distintos tipos de tuits publicados. 

La aplicación de métodos y modelos científicos en fisioterapia, así como la elaboración de hipótesis, observación, estudio y contrastación de los mismos es un bien loable que, por desgracia, solemos creer que ponemos en práctica muchas menos veces de las que quisiéramos en nuestro quehacer diario. Pero sin llegar a realizar un estudio científico, experimental, con una muestra de sujetos y ateniéndonos a la férrea disciplina que supone realizar todo eso para llegar a publicar posteriormente un artículo con nuestras conclusiones y, por supuesto, con todas las garantías de haberse realizado correcta y científicamente; como digo, sin llegar a todo lo anterior, sí que utilizamos continuamente los modelos y métodos científicos en nuestra labor cotidiana (nuestras AVD). Repasad conmigo los siguientes conceptos y os daréis cuenta de ello.

Fuente: http://www.um.es
 

Los métodos científicos son técnicas para realizar investigaciones, adquirir así conocimiento nuevo que se integra o incluso desbanca al ya existente y de esta forma generamos ciencia. Por otra parte, el modelo científico es la representación de un fenómeno (la mayoría de las veces formal) que utilizamos a fin de analizar, describir, explicar, simular - en general, explorar, controlar y predecir- esos fenómenos o procesos. Hay varios tipos de modelo:

  • Descriptivo: trata de describir el fenómeno y sus propiedades.
  • Predictivo: intenta inferir estados futuros del fenómeno a partir de su evolución y estado actual.
  • Cuantitativo: se basa en el número de parámetros que se observan dentro del fenómeno. Por ejemplo, para un modelo económico es imprescindible implicar una gran cantidad de variables que pueden influir en el modelo y que, de no ser por el ingente procesado de información que pueden realizar los ordenadores actuales, serían imposibles de estudiar.
  • Cualitativo: se basan en determinadas características del fenómeno, aislándose determinados parámetros que interesan estudiar.
  • También pueden existir mezclas entre estos modelos, por ejemplo un modelo predictivo cualitativo.

En ciencia también nos interesan dos conceptos hermanados: hipótesis y teoría. La hipótesis es una explicación propuesta para un fenómeno. Explicación que pretendemos que esté sujeta a los parámetros formales de la ciencia y que, por ello, probamos eventualmente por medio de la observación, experimentación y verificación. La teoría es una generalización del pensamiento. partimos de una o más hipótesis que, de verificarse, pueden certificar también (o también anular) teorías científicas completas. Las hipótesis y las teorías son explicaciones, pero éstas últimas van un paso más allá, pues han sido aprobadas rigurosamente y aceptadas por la comunidad científica.

Hipótesis  >>  Experimentos/Observación  >>  Predicción en forma de teorías o leyes  >>  Verificación constante


Si en nuestra labor diaria como fisioterapeutas observamos un determinado fenómeno, no aislado, que parece repetirse de forma sistemática en igualdad de condiciones en distintos sujetos, podemos pensar que de esa observación, podríamos pasar a hacernos una pregunta científica, posteriormente establecer una hipótesis, de ahí una teoría y finalmente ¿por qué no? una ley. Para que esta cadena llegue a buen fin debemos aplicar alguno o varios de los siguientes métodos científicos:

Ese es el "reto" que nos ha surgido en nuestro centro de trabajo y que hemos intentado superar mediante una presentación realizada con Prezi y que ahora queremos compartir con todos vosotros. Este es el enlace directo a la presentación y también la "adjuntamos" en esta misma entrada. Esperamos que os guste.


Desde el comienzo de nuestra etapa como profesores asociados de Fisioterapia nos hemos interesado en incorporar nuevas herramientas, conceptos y actividades en la asignatura de Prácticum del Grado de Fisioterapia. Como docentes, en compañía de la profesora Gema Gallardo Sánchez, hemos creído que, en consonancia con su desarrollo, la tecnologías de la información y la comunicación (TIC) habían de tener cabida en nuestra labor. Así, hemos tratado de normalizar el uso de la información contenida en la red para el desarrollo de la educación clínica, posibilitando su integración en la práctica y asumiendo así la fundamentación de la misma, es decir, la práctica informada en pruebas o evidencias. De esta manera también se ha hecho posible el desarrollo formal de estrategias de enseñanza que ya utilizábamos de forma intuitiva, como el aprendizaje basado en problemas (ABP). Para todo esto se ha necesitado la formación previa o durante el prácticum en habilidades de búsqueda en las bases de datos habituales para el profesional sanitario, en especial Pubmed, PEDro o Tripdatabase, junto con otros instrumentos como el buscador Google Académico.

Todo lo anterior no sería posible sin la presencia en las Unidades de Fisioterapia en las que se imparta la asignatura de Prácticum de equipos informáticos y de acceso a Internet. Lamentablemente esta situación no se da en todas, y en las que sí ocurre pueden surgir otros obstáculos como la falta de formación en el uso de las herramientas, cultura "científica", interés y/o de tiempo de los tutores y profesores. En todo caso la disponibilidad de esos medios parece imprescindible para cumplir con la obligación de toma de decisiones fundamentadas sobre procedimientos terapéuticos y diagnósticos o de prevención y pronóstico.

Rachael Lowe La fisioterapeuta Rachel Lowe es un ejemplo paradigmático de la integración de la práctica clínica con las tecnologías de la información y su aplicación al ámbito profesional, la educación superior, el diseño de sitios web y la estrategia con los medios sociales. Desde su posición ofrece una perspectiva privilegiada para el desarrollo e incorporación de las herramientas de la Red en el entorno clínico y educativo. Es un ejemplo en este sentido. Y, por si fuera poco, es cofundadora de Physiopedia, con el loable objetivo de promover la salud global a través del acceso universal al conocimiento en Fisioterapia. Lo que supone un elevado grado de compromiso social que desde fEn estimamos y defendemos también como uno de nuestros valores.

Podemos ver toda la información sobre su persona y oferta de sus servicios en su sitio web personal. En él, aparte de la información profesional podemos ver su bitácora, con contenidos variados sobre la web 2.0, educación en red, los medios sociales y fisioterapia, etc.También podemos seguirla en Twitter y conocer su perfil en Linkedin.

En definitiva, un sitio en el que disfrutar y compartir contenidos para todo aquel fisioterapeuta interesado en aplicar de una u otra forma las nuevas tecnologías en su desarrollo profesional, formación o negocio.

PhysiopressPhysiopress es una revista en red de información para fisioterapeutas . Se publicó como plataforma especialmente dirigida a los profesionales del continente asiático dedicados a la investigación y su traslación a la clínica. Se anuncia además como un lugar de publicitar cursos, empleos y productos para fisioterapeutas.

La revista tiene una periodicidad bimensual y en el número 1, aparecido en noviembre de 2013, aborda temas como la terapia manual de J.H.Cyriax, el análisis de la función del músculo psoas, el "vendaje dinámico", el síndrome femoropatelar o el modelo biopsicosocial en fisioterapia, entre otros asuntos. El acceso es gratuito previo registro y ofrece un estética muy cuidada en su versión flash.

Physiopress está presente en otras plataformas como Facebook, Twitter, PinterestLinkedIn y Youtube. Otra revista "hermana" en la que conocer y publicar Fisioterapia.

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.