Fisioterapeutas

Buscar en fisioEducación

Los fisioterapeutas medimos. Medimos variables que son directamente observables, por ejemplo, grados de movimiento, distancia en centímetros, tiempo en recorrer una distancia, así como variables que no podemos observar directamente, por ejemplo, grado de satisfacción o calidad de vida del paciente. La medición es el proceso por el cual se asignan números a objetos o características según determinadas reglas. Llamamos característica a cualquier propiedad de objetos o personas que queremos estudiar y modalidad a las distintas formas de presentarse esa característica. Por ejemplo, la Escala de Daniels utiliza seis modalidades de la característica “grado de fuerza muscular”, asignando seis números a cada una de ellas, 0, 1, 2, 3, 4 y 5.

Tenemos que tener claro que no es lo mismo que el fisioterapeuta mida el tiempo que tarda un paciente que ha sufrido un ictus en recorrer una distancia, que el número de hijos que ha tenido una paciente con incontinencia urinaria o la nacionalidad de los pacientes que acuden a una unidad de fisioterapia hospitalaria. Por este motivo se utilizan diferentes escalas de medida en función de la variable a medir. Una escala de medida es el conjunto de reglas o modelos desarrollados para la asignación de números a los valores de las variables. La escala visual analógica es un ejemplo de escala de medida utilizada por el fisioterapeuta.

Siguiendo la clasificación de Stevens (1946), pueden distinguirse cuatro tipos de escalas de medida: nominal, ordinal, de intervalo o de razón.

PhysiopediaPhysiopedia es una de esas páginas que te cautivan desde el principio, aún sin explorar todos sus contenidos. Surgida en 2009 basada en a tecnología wiki, su visión es compartida plenamente por fEn, como proyecto altruista y de promoción y difusión de la Fisioterapia.

Su vocación es involucrar a todo fisioterapeuta que lo desee de cualquier lugar. Ofrece la posibilidad de voluntariado, publicar casos y resultados de investigación, o evaluar, añadir y modificar contenido. Existen "proyectos" educacionales que pueden involucrar a instituciones educativas y a sus alumnos; proyectos de organizaciones profesionales y proyectos clínicos. Todos tienen un formato wiki en el que aportar conocimiento. 

Cuenta también con una nutrida colección de presentaciones en abierto clasificadas por segmentos corporales. Pero sin duda el grueso de Physiopedia es el gran número de artículos divididos en categorías, muchos de ellos con vídeos incluidos.

Podemos solicitar una cuenta,sólo si somos fisioterapeutas o estudiantes de fisioterapia. Es sin duda un recurso útil, y para fEN un modelo a seguir en muchos aspectos.

Como no podía ser menos Physiopedia dispone de página en Facebook, cuenta de Twitter y perfil de Linkedin. Por si el lector no se ha dado cuenta todo el contenido de este sitio está en inglés. El esfuerzo en su consulta merece la pena. 

Para terminar, decir que cuenta con otro desarrollo, Physiospot, con contenido resultado de investigación y publicación de formación. 

En estos días, algunos miembros de fisioEducación estamos asistiendo a un curso titulado “Preparación de Proyectos de Investigación para convocatorias públicas”. Este tipo de cursos tiene varios objetivos. Primero, acercarnos al proceso de evaluación de los proyectos de investigación en convocatorias públicas-competitivas; además, nos dan pistas sobre cómo realizar nuestro propio proyecto para presentarlo a este tipo de procesos de evaluación, así como nos enseñan a identificar estrategias específicas que aumenten nuestras posibilidades de éxito en cada convocatoria de financiación de proyectos de investigación pública. El conocimiento del procedimiento nos ayudará, en todo caso, a presentar nuestro proyecto de investigación en cualquier convocatoria.

El curso nos ha revelado la existencia de instituciones públicas concretas que financian proyectos de investigación, donde los fisioterapeutas también podemos solicitar este tipo de ayudas.

En concreto, las ayudas de las que hablamos son concedidas por la Subdirección General de Evaluación y Fomento de la Investigación, antiguo FIS (Fondo de Investigación Sanitaria), encuadradas dentro del Programa Estatal de Fomento de la Investigación Científica y Tecnológica. Para futuras convocatorias podéis consultar toda la información en esta página.

La Fisioterapia es, decimos, una disciplina científica. Lo afirmamos solemnemente, nos enorgullecemos de ello, a sabiendas, conscientemente, de que eso nos lleva a la categoría superior y al reconocimiento por las demás disciplinas. Partiendo de esa premisa nos afanamos en discusiones sobre nuestras competencias o exponemos los supuestos logros de nuestras intervenciones. Lo que no tenemos tan claro, en nuestra opinión, es lo que eso implica.

Hace unos días leímos una breve conversación en Twitter sobre la fundamentación científica de un técnica de la que se había realizado formación también recientemente. Se cuestionaba a la formadora cuando no hay publicados estudios que respalden sus enseñanzas. No es nuestro objetivo dilucidar la valía "científica" o no de lo que se expuso sino utilizarlo como ejemplo del galimatías al que a veces nos lleva nuestro afán o nuestro desdén por el cientificismo.

Según el diccionario de la RAE el cientificismo, en una de sus acepciones, es la "teoría según la cual los únicos conocimientos válidos son los que se adquieren mediante las ciencias positivas". También es, en otra acepción, la "tendencia a dar excesivo valor a las nociones científicas o pretendidamente científicas". La primera es más descriptiva, la segunda más valorativa. En todo caso, pensamos, hay muchas prácticas dentro de la fisioterapia que cuentan con el aval que otorga el haber sido sometidas a estudios de validez, de mayor o menor alcance, con mayor o menor relevancia clínica. Otras muchas, al contrario, se enseñan y consideran como efectivas sin ese aval. O, lo que parece preocupante, cuando el método científico ha puesto de manifiesto su ineficacia. Estas circunstancias no son, ni mucho menos, propias de la Fisioterapia. Se dan en Medicina, Enfermería u Odontología, por nombrar algunas.

Cienticifismo

Comenzó el curso. Además de recuperar la normalidad nos instalamos en un estado de aspiraciones, empresas, intenciones, con la ilusión de un colegial, esperando que quizás las veamos cumplidas por fin. En nuestro caso, en lo profesional, es hora de empezar las labores docentes con los alumnos del Prácticum.

El lector que nos conozca sabrá que la docencia en general, y en Fisioterapia en particular, es una de nuestras (pre)ocupaciones. Hemos hecho distintas reflexiones directamente aludiendo a esta faceta. Ahora que comienza el curso queremos reflejar sucintamente nuestra idea de cómo la entendemos y deseamos, específicamente en el ámbito de la formación en el entorno clínico. Sabemos que seremos redundantes pero no viene mal hacer un alto en el camino y aclararse, recalcar, reafirmar, o establecer algunos conceptos centrales de la situación  y de lo que aspiramos hacer y ser. Comencemos.

Compasivo, va. (Del lat. compassus, que padece con otros).
     1. adj. Que tiene compasión.
Compasión. (Del lat. compassĭo, -ōnis).
     1. f. Sentimiento de conmiseración y lástima que se tiene hacia quienes sufren penalidades o desgracias.
Diccionario de la Lengua Española

De manera intuitiva podemos definir la "fisioterapia compasiva" como aquel conjunto de técnicas que empleamos en un paciente no candidato a recibirlas dado que no cumple los requisitos para obtener el beneficio que de su realización se derivan, pero que llevamos a cabo (asumiendo la definición de la RAE) por lástima y por las penalidades o desgracias que ese paciente ya ha sufrido y, con vistas a reducir, al menos psicológicamente, parte de ellas.

Esta podría ser una definición válida, natural, sacada de nuestra propia experiencia como fisioterapeutas, pero cometeríamos un grave error. Si queremos aplicar el término "fisioterapia compasiva" tal como se aplica a otras especialidades como la medicina o, mucho más comúnmente la farmacia (el medicamento compasivo), la acepción se deriva del inglés "compassionate exemption" y se aleja bastante del sentido bondadoso o altruista equivalente a la compasión. Indica su utilización terapéutica como excepción a la norma de uso general, en sentido amplio se puede entender como la utilización de un médicamento para fines no autorizados todavía, bien por encontrarse en fase de ensayo clínico no completado o no autorizada su distribución por la agencia competente de cada país (concepto estricto del uso compasivo) o bien porque se prescribe un fármaco/tratamiento comercializado y "legal" pero que va a ser utilizado en condiciones distintas a las autorizadas (esto último supera la definición estricta de uso compasivo).

Ciñéndonos a la legislación vigente en España sobre el uso del medicamento compasivo, el Ministerio de Sanidad publicó un Real Decreto el 19 de junio de 2009 regulando la disponibilidad de medicamentos en situaciones especiales. Básicamente permite el uso compasivo de medicamentos de investigación, es decir, la utilización de medicamentos que están en fase de ensayo clínico, tras informar previamente al paciente y siempre que no ponga en peligro su vida y no pueda ser tratado satisfactoriamente por otro medicamento autorizado. Un ejemplo de ello puede ser el caso de esta noticia.

Por tanto, el uso del término "fisioterapia compasiva" no indicaría la prescripción de técnicas fisioterápicas sobre pacientes que no van a obtener beneficio alguno de ellas, no al menos el beneficio físico que se espera de su aplicación. El posible beneficio psicológico o de satisfacción del paciente no queda recogido en ley ni decreto alguno y en toda aplicación fisioterápica debemos (lógicamente) remitirnos a la ley 41/2002 de 14 de noviembre Básica Reguladora de la Autonomía del Paciente y de Derechos y Obligaciones en materia de información y documentación clínica, que establece el derecho del paciente o usuario a decidir libremente entre las opciones clínicas disponibles.

La Asociación Española de Fisioterapeutas en Salud Mental  (AEF-SM) "es el colectivo de fisioterapeutas que representa a nivel nacional e internacional la especialidad de la Fisioterapia que mediante intervenciones específicas evalúa y trata los trastornos mentales". Tiene como objetivos, entre otros, promover el conocimiento de la fisioterapia en salud mental en España y estimular su implantación en los servicios de salud mental españoles. Hace algún tiempo desde fEn ya hablamos de esta "especialidad". Podéis verlo en http://fisioeducacion.net/fisios/fisiopractica/136-fisioterapia-en-salud-mental.

Ahora, en la sección de Red, os damos a conocer el sitio web en el que informaros de distintos aspectos de este campo de la Fisioterapia. Es sobrio, pero con la información esencial para aquel fisioterapeuta interesado. En todo caso, la iniciativa merece especial elogio dada la poca difusión de su trabajo y el desconocimiento que muchos fisioterapeutas tienen de él. Podéis descargaros un folleto con la información elemental en este enlace.

 

Physio WizzPhysio Wizz es un sitio de vocación formativa para fisioterapeutas y estudiantes de Fisioterapia. Nada más echarle un vistazo nos ha causado una gratísima impresión. Quizás porque parece albergar valores y pretensiones compartidas con fEn. Tiene un estructura bastante intuitiva, con los habituales encabezamientos que se despliegan para mostrar su contenido. Hablemos sucintamente de algunos. En "Conditions" se recogen alteraciones y patologías agrupadas por segmentos corporales. Cada una contiene descripción de las mismas, tratamientos, vídeos o podcast. "Anatomy", aparte de los contenidos habituales, incluye interesantes videos de disecciones. "Physiotherapy assessments" contiene evaluaciones también conjuntadas por regiones del cuerpo. "Student room" reune un lista de recursos educativos como estudio de casos, libros, técnicas de aprendizaje o "listas de palpación". Continúa con "Tratamientos", cuestiones específicas de deportes, cuestiones destinadas a pacientes y su propia bitácora o blog. Como os podéis imaginar, el inconveniente es que es un sitio en inglés.

Como explican sus gestores este sitio no sería posible sin la contribución de fisioterapeutas experimentados. Es otro ejemplo que nos ofrece la red de divulgación del conocimiento para bien de otros colegas y de sus pacientes.

¿Sabes lo que es una técnica de muestreo? ¿Conoces las distintas fases para la realización de una encuesta? ¿Has creado alguna vez un cuestionario? ¿Manejas los diferentes sistemas de recogida de información? Si respondes de manera negativa a estas preguntas, este nuevo artículo te ayudará a responderlas.

Los fisioterapeutas podemos utilizar encuestas para INVESTIGAR. La investigación mediante encuestas tiene por objetivo conocer información de un grupo de sujetos (muestra), que debe ser representativo de un colectivo más amplio (población). La encuesta debe tener capacidad de inferir y predecir el comportamiento de la mayoría y dar una visión general de las características de toda una población y las relaciones entre estas características. Este tipo de investigación nos permitirá establecer relaciones correlacionales o de covariación entre las variables pero nunca relaciones causales. Las podemos utilizar cuando no podemos manipular determinadas situaciones o variables. Pongamos un ejemplo: supongamos que estás interesado en conocer si las Unidades de Fisioterapia donde se realiza trabajo en equipo, obtienen mejores resultados en " grado de satisfacción del fisioterapeuta". La realidad misma otorga dos valores a la variable de estudio: "Unidades de Fisioterapia donde se realiza trabajo en equipo" versus "Unidades de Fisioterapia donde no se realiza trabajo en equipo", no manipulamos la variable independiente, pero sí podemos analizar la relación de una característica "trabajo en equipo" con "satisfacción laboral".

La encuesta puede ser tanto una metodología propia de investigación como una técnica de recogida de datos que puede utilizarse en estudios cuasiexperimentales o ser un recurso de apoyo en estudios experimentales. Como ya hemos comentado la metodología de encuestas permite generalizar los resultados siempre que la muestra sea representativa, es decir, los miembros que la componen deben compartir las características de la población a la cual pretenden generalizar sus resultados. Debemos utilizar técnicas de selección o muestreo adecuadas para evitar que la muestra sea sesgada. Por ejemplo, si queremos obtener información de un grupo profesional como los fisioterapeutas, no deberíamos encuestar sólo a fisioterapeutas con menos de un año de experiencia.

Antes de ver qué técnicas utilizamos para seleccionar la muestra, aclaremos lo qué es una muestra. Una muestra se define como una parte o subconjunto de elementos de una población que representa las características de la misma. La población representa el conjunto de todos los objetos que comparten una propiedad o característica que los identifica. Por ejemplo, la población " Pacientes tratados en la Unidad de Fisioterapia del Hospital de Fuenlabrada" estará compuesta por todos los pacientes que cumplen dicha característica, una muestra de esa población serían 100 pacientes tratados en la Unidad de Fisioterapia del Hospital de Fuenlabrada seleccionados al azar. La selección de una muestra se realiza utilizando dos métodos, el probabilístico y el no probabilístico. La estructura de la muestra y el tamaño de la misma influyen también en su representatividad. Con respecto a la estructura, conocer las características de la población nos ayudará a cometer menos errores en la selección de la muestra (imaginemos que en el ejemplo anterior "el número de pacientes tratados en la Unidad de Fisioterapia del Hospital de Fuenlabrada" no estuviera bien controlado, por lo que las estimaciones en el estudio serían incorrectas). Con respecto a la muestra, si la población a investigar es muy heterógenea o las características de nuestro estudio tienen poca presencia en la población será necesario aumentar o disminuir el tamaño de la misma, respectivamente.

Continuando con las novedades que tenemos preparadas para este mes de Septiembre y como ya os comentábamos en una entrada anterior, toca el turno ahora de hablar de la revista de divulgación que nacerá el próximo mes: fisioGlía, un proyecto concebido desde el entusiasmo con el objetivo y el firme propósito de divulgar la Fisioterapia entre investigadores, profesores, alumnos y personal sanitario (no exclusivamente dentro del campo de la Fisioterapia).

El contenido se vertebrará en torno a la Fisioterapia: técnicas de actuación, tratamiento y trato con el paciente (no sólo en el sentido técnico, sino también en el social y humano), investigación y educación en el campo de la Fisioterapia, así como todas aquellas áreas de conocimiento y aplicación en nuestro trabajo diario y que puedan resultar beneficiosas para todos. Y muy especialmente con el propósito de cubrir un hueco existente en la fisioterapia actual: el uso de internet, redes sociales y habilidades comunicativas y digitales, que tan necesario y decisivo se está tornando en nuestro mundo, lejos de parecer una tendencia, la fisioterapia 2.0 ha llegado aquí para quedarse. Por ello incluiremos artículos relacionados con la Fisioterapia (investigación, tratamientos y gestión), como del mundo internet y redes sociales, la otra pata que vertebra nuestra línea de actuación.


Hablamos de incorporar internet, redes sociales y marca personal y profesional a nuestra actividad diaria como fisioterapeutas. Por un lado intentaremos incluir artículos extraidos de blogs y redes sociales que nos enseñen y eduquen sobre el branding, la creación y mantenimiento de una marca personal y el marketing y publicidad que las redes sociales pueden generar para mejorar nuestro negocio de Fisioterapia, tanto si se trata de una empresa como si de tratamientos privados hablamos.

Compártelo

Este sitio web utiliza cookies para su correcto funcionamiento.
Continuando la navegación, aceptas su uso.